El dulce retorno de Pooley y Ramírez

Tras premiar y correr dos animales en la Serie Campeones del Rodeo Nacional Escolar, las jóvenes promesas mallequinas Juan Gerardo Pooley y Fernando Ramírez, emprendieron el retorno desde Curicó con el dulce sabor que dejó el haber cumplido el objetivo trazado. Conoce las reacciones de ambos jinetes en este artículo.

Sin haber corrido nunca un rodeo oficial juntos y con solo dos “pasadas” previas a modo de entrenamiento, Juan Gerardo Pooley y Fernando Ramírez rumbearon a Curicó con aperos, caballada y familia, dispuestos a participar en el Rodeo Nacional Escolar, poniéndose como meta disfrutar, hacer una buena presentación y meterse en la Serie Campeones.

Pese a jugar con algunos factores en contra, las jóvenes promesas mallequinas cumplieron el objetivo, premiando en el cuarto lugar de la Segunda Serie Libre sobre Tormento y Coscorrón, corriendo dos animales en la finalísima disputada la tarde del domingo.

La experiencia de Juan Gerardo Pooley

El socio del Club Angol manifestó haber emprendido el retorno desde Curicó “con la sensación de que el objetivo estaba cumplido, porque nosotros nos habíamos propuesto entrar a la final. Pero encuentro que en una de esas, podríamos haber andado mejor ya que jugamos con algunos factores en contra, como la lesión del caballo titular de Fernando y quizás, no nos acompañaron mucho los novillos”.

Sobre el desarrollo del rodeo, comentó que “llegando a Curicó, el caballo Torcido se lesionó. Lo atendimos y lo corrimos en la Primera Serie Libre, pero en la tarde se resintió”. Así, su compañero tuvo que subirse al Coscorrón para participar en la Segunda Serie Libre, marcando una carrera de 7 positivos que les permitió abrochar una clasificación para la final.

En general, el alumno del San José dice “que hicimos un buen papel, considerando que andaban hartos jinetes buenos, con caballos muy buenos también; haber llegado al segundo animal (de la Serie Campeones), con lo que tuvimos en contra, fue harto.” Finaliza señalando que corriendo con su par traiguenino “me sentí bastante cómodo, nos entendimos bien. Estuvimos viendo la posibilidad de correr una collera juntos más entrada la Temporada, para llegar mejor el otro año”.

La experiencia de Fernando Ramírez

En los mismos términos en que se expresara su compañero, el socio del Club Traiguén cuenta que volvió “contento porque, en el momento en que se lesionó mi caballo Torcido, pensé que no íbamos a tener posibilidades”. Agrega que tras decidir no correr su ejemplar, se subió al Coscorrón “y aunque no anduvo tan bien como esperábamos, se dieron las cosas el sábado. Yo iba mentalizado a correr el Torcido primero y si premiábamos, después el Coscorrón”.

El alumno de la Alianza Francesa manifiesta que “fue un buen rodeo en general, pero podríamos haber hecho más si no hubiese ocurrido la lesión”.

Pensando en lo que viene, finaliza señalando que “aprovechando que ‘Juangi’ va a pasar a cuarto año, queremos correr algo juntos en la Temporada para conocernos mejor frente al próximo Escolar”.

Related posts

Leave a Comment