Federico Guzmán, Premio a la Trayectoria 2016/2017

Histórico socio del Club Los Sauces, Federico Guzmán fue reconocido con el Premio a la Trayectoria en el Cuadro de Honor de la Temporada 2016/2017 de la Asociación, debido a una senda que ha construido durante sus 81 años de vida a lo largo de las medialunas, que lo llevó a participar en los rodeos de antes y en los rodeos de hoy y a desempeñarse como Presidente de Malleco entre 1978 y 1983.

Hijo del matrimonio conformado por Federico Guzmán y María Isabel Martínez, “don Lico” nació el 30 de septiembre de 1935 en Lautaro, pueblo del que también fue oriundo su padre, un equitador que con el paso de los años se incorporó a las corridas de vacas, participando junto a grandes glorias del rodeo como Avelino Mora y los afamados hermanos Santos, entre otros. Debido a esa pasión adquirida por su padre, nació en las patas de los caballos.

Así recuerda su infancia, recorriendo la distancia existente de 30 kilómetros entre el campo familiar y su ciudad natal, únicamente de a caballo, en invierno o en verano, en una época en que hablar de automóviles era referirse a una quimera.

Acaecido 1947, los Guzmán Martínez se trasladaron de Lautaro a Arauco. Por esos años, cada campo o hacienda contaba con medialuna y criadero de caballos chilenos para realizar las típicas faenas agrícolas de predios dedicados netamente a los cereales y a la ganadería. Conminados por uno u otro amigo, cada fin de semana se daban cita en alguna de esos redondeles “para echar unas carreritas”.

En Los Sauces, para siempre

Asentado en Los Sauces desde 1955, desde esa fecha no se le puede asociar a ninguna otra agrupación huasa que no sea la de su pueblo, aunque viva en Angol desde hace un tiempo. Pioneros del rodeo en esa parte de La Araucanía, con su padre fundaron el actual Club Los Sauces, construyendo su primera medialuna. 

Así fue como junto a una incipiente carrera corralera, comenzó a desarrollar una veta dirigencial, que lo llevaría a ser Presidente del Club Los Sauces en tres o cuatro ocasiones distintas, e incluso a dirigir la Asociación durante cinco años entre 1978 y 1983, riendas que le fueron entregadas por Jorge Aguirre y que a su vez entregó a Kamal Gazaue. La trayectoria de “don Lico” ha sido tan amplia, que a la fecha de publicación de este artículo y con 81 años en el cuerpo, se desempeña como Vicepresidente de la entidad que fundó.

Volviendo a sus primeros años como corralero, comenzó a participar oficialmente con su padre desde mediados de la década de 1950, en una collera mixta que corría su compañero pero que él movía a la rienda, en una época en que el número de participantes era altísimo y en que un mismo ejemplar servía para ambas disciplinas; por aquellos tiempos, también contaban con la pareja de castrados conformada por Mañoso y Huraño… “Estos caballos son los que me formaron como jinete”, dice casi con nostalgia, al otro lado del teléfono.

Entre otros ejemplares que el entrevistado destaca por sus condiciones, menciona al Transparente, un caballo comprado a Manuel Bunster que murió siendo bueno, según nos manifiesta.

Compañeros de ayer y hoy

Con el transcurso de los años, recuerda que tuvo ocasión de correr con el experimentado René “Oco” Guzmán, completando los potros Ensarte y Taponazo de Aquiles Guzmán –A los que les faltaba el requisito para participar en Rancagua-, obteniéndolo tras ganar un rodeo en Cañete. Días más tarde, con la monta de “Oco” y Boris Guzmán, Ensarte y Taponazo se coronaron campeones de Chile.

También trae a colación la collera que formó junto a su amigo Lino Barbieri, en la época de máximo apogeo de Maicoya, cuando contaba con los reproductores Arauco y Arrinconado en su plantel, ambos de gran calidad vaquera.

Entre otros compañeros, recuerda al fallecido Genaro Ayala como un caballero, un gran arreglador y un buen corredor durante el corto tiempo que trabajó con él. También enumera a Juan de Dios Amigo, “Lilo” Dufey, Pablo Franco, Alfredo Gazaue y Ceferino Temer, entre otros, remarcando que siempre tuvo la oportunidad de correr con muy buenos jinetes.

Entre sus actuaciones más destacadas se cuenta la ocasión en que llegó a participar a los Rodeos Clasificatorios de Osorno y San Carlos corriendo con Eduardo “Lalo” Barbieri en Arauco y Relincho, sin oportunidad de llegar a Rancagua.

Así llegó a los tiempos actuales, en los que ha disfrutado corriendo productos nacidos de su Criadero Los Sauces junto a su hija Carolina, una de las tres descendientes que tiene fruto de su matrimonio con Wally Kramer.

“Don Lico”, con su afable tono de siempre, finaliza la entrevista agradeciendo la distinción con que fue galardonado la noche del sábado 24 de junio en la premiación del Cuadro de Honor de la Asociación, entregando un mensaje clave a los incipientes corredores que se están allegando a las medialunas: paciencia.

Por todo el relato de este artículo y por mucho más que se queda en el tintero, Federico Guzmán fue galardonado con el Premio a la Trayectoria de la Temporada 2016/2017.

Related posts

Leave a Comment