Política de Bienestar Animal

En respuesta a las exigencias actuales que enfrentan las corridas de vacas, la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno presentó su Política de Bienestar Animal el miércoles 25 de noviembre de 2015 ante los presidentes de asociaciones reunidos en el fundo institucional.

Los estándares allí presentados buscan resguardar las condiciones de todos los ejemplares, caballos y novillos, que son protagonistas de los rodeos que se realizan a lo largo y ancho del país corralero.

Cristián Moreno, máximo dirigente huaso de la época, describió el objeto del encuentro empleando el término sustentabilidad como denominador común del quehacer de la entidad rectora del Deporte Nacional; al término de la jornada, los asistentes firmaron la declaración comprometiéndose a respetar sus incidencias y requerimientos y velar por su cumplimiento por parte de sus asociados.

La sustentabilidad del rodeo.

En dicha oportunidad, Cristián Moreno enfatizó que “realizamos, en general, una actividad que es limpia, que es bien reglamentada y que es ordenada. Pero sin lugar a dudas, siempre hay cosas que mejorar y es ahí donde parte nuestro compromiso”.

También manifestó que estas directrices son permanentes y no solo de ahora. “Partimos el año pasado (2014) con todo el trabajo que se hizo con el diagnóstico de la situación del rodeo y posteriormente, con la aprobación de varias normas en el consejo de julio de este año (Consejo Directivo Nacional 2015), en donde, entre otras, se acordó implementar el sistema de certificación de los clubes, de los rodeos, que es una forma de sustentabilidad en definitiva”.

El máximo dirigente huaso de la época fue enfático en que todo lo que se ha hecho, va en ese camino: “Todas estas medidas que hemos ido tomando, apuntan en el mismo sentido. Todo lo que tiene que ver con la Política de Bienestar Animal, todo lo que tiene que ver con la certificación de nuestros rodeos, apunta a la sustentabilidad”.

Evolución e implementación de la Política de Bienestar Animal.

Desde la puesta en marcha de la Política de Bienestar Animal, muchas acciones han sido tomadas y otras tantas exigencias han sido establecidas. Por ejemplo, se fijó una regulación estricta en cuanto al peso mínimo de los novillos que se utilizan en todas las competencias del país corralero y las sanciones correlativas en caso de incumplimiento (artículo 242 del Reglamento de la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno).

También se ha puesto énfasis en integrar posiciones con otras organizaciones que rigen el deporte huaso, celebrándose múltiples mesas de trabajo con distintas entidades rectoras como la Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos de Chile (FENARO), la Federación Nacional de Rodeos Campesinos (FEROCAM) y la Federación Intercomunal de Rodeo.

En los años sucesivos, se ha dictado normas sobre protección a los caballos y se ha capacitado a delegados y jurados con el afán de unificar criterios en la materia, entre muchos otros hechos que ratifican lo manifestado por Cristián Moreno aquel miércoles 25 de noviembre de 2015 en cuanto a que la Política de Bienestar Animal llegó para quedarse y permanecer en el tiempo.