Política de Bienestar Animal

El miércoles 25 de noviembre de 2015, en respuesta a las exigencias actuales que enfrentan las corridas de vacas, la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno presentó una inédita y necesaria “Política de Bienestar Animal”.

Los nuevos estándares buscan resguardar las condiciones de todos los ejemplares, caballos y novillos, que son protagonistas de las competencias y fueron anunciados a los presidentes de asociaciones reunidos durante aquella jornada en el Fundo El Rodeo.

Al término de la cita, los asistentes firmaron la declaración respectiva, comprometiéndose a respetar sus incidencias y a velar por su cumplimiento. En entrevista posterior con la Revista del Campo de El Mercurio, Cristián Moreno -máximo dirigente huaso de la época-, describió el objeto de dicho encuentro empleando el término sustentabilidad como denominador común del quehacer de su institución, destacando que, en general, la práctica de la actividad es limpia, bien reglamentada y ordenada, pero a la vez reconoció que siempre hay cosas que mejorar, punto de partida del compromiso adquirido por las altas autoridades corraleras.

Objetivos.

  • Proteger el bienestar de los animales en los rodeos organizados por un club y/o asociación pertenecientes a la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno, asegurando que los actores involucrados son conscientes de sus responsabilidades con los animales.
  • Proporcionar directrices y normas para asegurar condiciones de infraestructura y de criterios para el manejo y cuidado de los animales antes, durante y después de la competencia.

Principios generales.

  1. Los animales utilizados en el rodeo chileno deben recibir un trato ético.
  2. La Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno promueve entre sus asociaciones y clubes, fomentar el cumplimiento y seguimiento adecuado de las normas que aseguran el bienestar animal.
  3. Todo rodeo federado debe contar con condiciones e infraestructura que minimicen los impactos sobre el bienestar de los animales que participan en un rodeo.
  4. Todos los actores involucrados en la organización de un rodeo (proveedores, organizadores, competidores, jueces), deben cumplir con la legislación vigente que resguarda el bienestar animal.
  5. La Federación promoverá reglas especialmente diseñadas para minimizar el riesgo de lesiones en la competencia y que complementen la legislación vigente.
  6. Los clubes, dirigentes, jueces y competidores deben tener un alto nivel de conocimiento de estas normas y asegurarse del bienestar de los animales utilizados en el rodeo.
  7. Las asociaciones deben vigilar el cumplimiento de las reglas y hacerlas cumplir como sea necesario, además de promover activamente su cumplimiento con todos los involucrados en la gestión de un rodeo.

Evolución e implementación.

Desde la entrada en vigencia de la Política de Bienestar Animal, muchas regulaciones han sido dictadas con el fin de ejecutar y hacer ejecutar los objetivos y principios generales que ella prescribe. Entre las modificaciones reglamentarias aprobadas durante los últimos años, destaca la norma del artículo 242 que establece la prohibición absoluta de correr novillos de un peso inferior a 300 kilos ni superior a 500, fijando fuertes sanciones correlativas para la asociación y/o club organizador que infrinja la regla; también sobresale la elaboración de un documento detallado que define imperativamente los bocados que pueden emplearse en los caballos.

En el ámbito institucional, la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno tomó la iniciativa de convocar a otras entidades rectoras de la actividad huasa con el afán de aunar posiciones en la materia. Desde las primeras mesas de trabajo conjunto, en 2019 se llegó a firmar un convenio que creó la Confederación del Rodeo Chileno, instancia integrada -además de la FEROCHI FDN-, por la Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos de Chile (FENARO), la Federación Nacional de Rodeos Campesinos (FEROCAM), la Confederación de Rodeo Campesino, la Federación Intercomunal de Rodeos Criollos (FIROCRI) y la Federación de Rodeo Criollo del Sur.

La presencia obligatoria de un Médico Veterinario en cada competencia, el mejoramiento de las protecciones acolchadas de las medialunas, la demarcación de una línea previa a ambas puertas del apiñadero que exige la detención de la collera para evitar que los novillos se estrellen contra ellas, capacitaciones permanentes para los delegados y trabajo conjunto con universidades reconocidas en el área, son parte de las acciones emprendidas durante los últimos años que ratifican lo manifestado por Cristián Moreno aquel miércoles 25 de noviembre de 2015: la Política de Bienestar Animal llegó para quedarse y permanecer en el tiempo.