Videos de Rodeo Chileno

Videos de Rodeo Chileno es una página de Facebook que comparte material audiovisual histórico sobre el caballo y el rodeo chileno, administrada por Gustavo Vera.

A continuación, encontrarás registros audiovisuales relacionados con momentos memorables del rodeo seleccionados por el editor y con el desempeño deportivo de diversas colleras mallequinas a lo largo de la historia corralera.

.

.

Selección del editor

5° Campeonato Nacional de Rodeo 1953. De ese tiempo son las valiosísimas imágenes de ChileFilms que se presentan a continuación, apenas de la quinta edición del Champion de Chile, época en que se llamaba Champion de Champions, en que la sede era itinerante y en esa oportunidad el honor le correspondió a Curicó; para qué hablar de toril si el novillo se elegía en el piño y la carrera comenzaba únicamente con un volapié.

A partir de estas imágenes puede hacerse un comparativo del rodeo de ayer y hoy, constatándose la enorme evolución técnica que ha tenido en los sesenta y cinco años posteriores a esta grabación, pero cuya esencia se ha mantenido incólume.

La collera de hermanos conformada por Sergio y Galo Bustamante, fue muy popular en las medialunas, apodados como los “Alicates” por la forma en que apretaban los novillos contra las quinchas.

Ganaron el 26° Campeonato Nacional de Rodeo 1974 realizado en Talca, sobre Forastero y Carretera con 25 puntos buenos, el último año que la máxima fiesta del deporte huaso se realizó en una medialuna distinta a la de Rancagua. De esa instancia son estas imágenes, transmitidas en 2002 por Televisión Nacional de Chile.

32° Campeonato Nacional de Rodeo 1980. En una época en que no se otorgaba el punto bueno de salida del apiñadero ni se cantaba el cómputo por cada atajada, es un verdadero privilegio poder observar estas imágenes en que se aprecia una buena carrera de dos leyendas del rodeo: Ramón Cardemil y Manuel “Farolito” Fuentes en sus destacados potros Bellaco y Rival, facturan 8 positivos de acuerdo con los criterios de jura de la época, encendiendo al público de la vieja Medialuna de Rancagua.

La collera de Hernán y Juan Pablo Cardemil en Rumena y Atinada fue la primera conformada por padre e hijo en ganar el Champion de Chile, máximo honor que alcanzaron en el 37° Campeonato Nacional de Rodeo 1985, pergamino que les fue exclusivo por treinta y dos años.

A continuación, imágenes de la defensa del título que realizaron en la edición 1986 de la final rancagüina.

En la antesala de la final del 38° Campeonato Nacional de Rodeo 1986, la transmisión televisiva emite un completo reportaje realizado por Carlos Pinto del entorno de ese Champion de Chile: petiseros, picadero, remates de caballos, camiones, corrales, Movimiento a la Rienda, cantoras y las bulliciosas transmisiones radiales son parte de esta radiografía.

Santiago Angulo fue un regalón nato de la afición corralera, la que retribuía la gran faena que realizaba en las quinchas. Fue tercero junto a su hijo Manuel en el 40° Campeonato Nacional de Rodeo 1988, esa atribulada final ganada con récord por Loaiza y Mondaca, en la que el “Loro” supo aportar su acostumbrada cuota de espectacularidad marcando la atajada más bonita de la tarde sobre el Entallado.

Así fue el cierre de la transmisión de Televisión Nacional de Chile de la emocionante final del 40° Campeonato Nacional de Rodeo 1988, oportunidad en la que los valdivianos Carlos Mondaca y Juan Carlos Loaiza se impusieron sobre Rico Raco y el extraordinario Papayero, con un potente récord de 35 puntos buenos. Además, casi al término de la emisión encabezada por Sergio Livingstone, se aprecia el paseo de los campeones al galope, un simbolismo hoy desaparecido.

Binomio histórico del Movimiento a la Rienda fue el conformado por Luis Eduardo Cortés y Carretero: el “Negro” fue cinco veces campeón nacional de la disciplina sobre el dócil potro negro, que lo llevó a incorporarse al equipo de Santa Isabel. Así fue la obtención de la quinta corona en el 42° Campeonato Nacional de Rodeo 1990.

Casas de Polpaico Estribillo debe ser la nomenclatura criadero-producto que más renombre tiene en la historia de la crianza del caballo chileno.

El hijo del Estribo en la Reserva, nacido en el plantel de Gustavo Donoso Covarrubias –Inscrito como Recuerdo-, llegó rápidamente al Criadero La Amanecida de Alberto Schwalm Bielefeld, donde fue arreglado y corrido, demostrando sus excepcionales condiciones vaqueras, obteniendo dos títulos de Chile conducido por los hijos del propietario del plantel osornino.

Vendido al Criadero Santa Isabel a inicios de la década de 1990, el Estribillo comenzó a forjar su historia como reproductor, una tan exitosa que sólo comparte el título de “Jefe de Raza” con su bisabuelo Quebrado, siendo catalogado como el “Reproductor del Siglo”.

En las valiosas imágenes que se presentan a continuación, en la primera mitad se aprecia al Estribillo en su faceta de reproductor en Santa Isabel, y en la segunda mitad, corriendo la vaca en el 32° Campeonato Nacional de Rodeo 1980.

Aliro Pérez fue de esos jinetes que debió ser Campeón de Chile, pero no lo fue. Con sus clásicos pantalones verdes, el afamado osornino fue un gran animador de muchas finales rancagüinas a principios de la década de 1990, brindando tal espectáculo en las quinchas que se convirtió rápidamente en regalón de la afición.

A continuación, una gran carrera de los Pérez sobre Esquinero y Despunte en la Serie Campeones del 43° Campeonato Nacional de Rodeo 1991.

Aunque ya había entrado en la historia del Movimiento a la Rienda con sus seis títulos de Chile, José Manuel Aguirre escribió su nombre con letras doradas para la postrimería de la disciplina, en el 44° Campeonato Nacional de Rodeo 1992: frente a una medialuna dividida, “Coteco” alzó su séptima corona sobre la Abusadora con 61 puntos, récord de puntaje.

Hasta los primeros años de la década de 1990, no existió el punto de bonificación por haber desempeñado una correcta faena en el apiñadero, por lo que la máxima puntuación por carrera que podía obtenerse ascendía a 12 puntos buenos.

Hecha la modificación reglamentaria, la primera vez que se oyó en Rancagua la expresión “carrera corrida, ¡13 puntos buenos!”, fue durante la Serie Caballos del 46° Campeonato Nacional de Rodeo 1994, cuando al Secretario del Jurado le correspondió cantar la faena cometida por Gabriel Orphanopoulos y Mariano Torres en Salteo y Piguchén.

Carlos Salamé y Adán Urbano conformaron una collera de renombre defendiendo las mantas del Criadero Huelequén, especialmente sobre Campera y Escabullido. A continuación, una de las carreras que los llevó a quedarse con el Rodeo Clasificatorio de San Fernando 1994, totalizando 38 puntos buenos, un récord que demoró varios años en ser superado en esas instancias.

La primera gran collera de potros que tuvo Agua de los Campos y Maquena fue la de Canteado y Pretal, que se metieron en la historia del rodeo conducidos por José Manuel Rey y René “Oco” Guzmán, ganando la final del 47° Campeonato Nacional de Rodeo 1995 con récord de puntaje: 40 puntos buenos. A continuación, una de las carreras que los llevó al título esa tarde, con el extraordinaria Canteado a la mano.

Los osorninos Alejandro Alvariño y Héctor Navarro aportaron su lugar en la historia del rodeo al triunfar en el 49° Campeonato Nacional de Rodeo 1997, la edición inaugural de la Medialuna Monumental de Rancagua, un imponente coloso de concreto capaz de albergar a más de doce mil espectadores, quedando como único vestigio de la vieja estructura de madera, los formidables eucaliptus que rodean el picadero, el mismo redondel que servía a la ya desaparecida “Medialuna Gigante”.

Corriendo por el desempate del tercer lugar de la Serie Campeones del Rodeo Clasificatorio de Temuco 2000, Ricardo de la Fuente y Luis Eduardo Cortés realizaron una carrera perfecta difícil de olvidar sobre Escándalo y Agravio, defendiendo las mantas del Criadero Santa Isabel.

Todos quienes estuvimos esa tarde en la medialuna de la SOFO, recordamos la calidad, elegancia y técnica de “Cacaro” sobre el extraordinario Escándalo, potro que se desplazaba uniforme a toda velocidad por la zona de carrera para “escandalizar” las quinchas con sus atajadas.

Los talquinos Ricardo y Pedro González en sus yeguas Generosa y Pirilacha se convirtieron en regalones de la afición del 52° Campeonato Nacional de Rodeo 2000, ya que aparte del gran espectáculo que brindaron en las quinchas, aparecieron como una de las pocas colleras capaz de hacerle mella al imbatible equipo del Criadero Santa Isabel, plantel que vivía sus años de máximo apogeo.

Tras una tercera llegada que no fue computada por el Jurado durante el segundo animal de la Serie Campeones, la Medialuna Monumental de Rancagua vivió una de las manifestaciones de descontento más grandes de su historia, la que interrumpió el desarrollo de la final por varios minutos. Así quedó registrada la situación en la trasmisión de Canal 13, comentada por los periodistas Soledad Bacarreza, Arturo Manzur y Pedro Pavlovic.

En ocasiones, durante los años de máximo apogeo de Santa Isabel, cierta parte de la afición corralera recibía con una silbatina a Eduardo Tamayo y Juan Carlos Loaiza, cada vez que se acercaban a recibir el novillo en el apiñadero, quizá “cansada” de verlos triunfar; silbatina que a los minutos era reemplazada por aplausos y vítores para celebrar las fantásticas labores de las “maquinitas”.

Así se aprecia en esta carrera del Rodeo Clasificatorio de Los Ángeles 2001, donde los históricos Tamayo y Loaiza brindaron espectáculo con una carrera casi perfecta sobre los extraordinarios Escorpión y Talento, para algarabía total de la medialuna de la SOCABÍO.

La final del 55° Campeonato Nacional de Rodeo 2003 no sólo es recordada por ser la primera en cuatro años que no fue obtenida por el Criadero Santa Isabel, sino que también por una trabajada carrera en el tercer animal de la Serie Campeones, en la que los talquinos Gastón y Pedro Pablo Salazar hicieron gala de su aguerrido temple corralero para sacar el máximo provecho a un novillo que se embraveció tras la primera atajada, para deleite del público de la Medialuna Monumental. Esos son viejos diablos, tal como relata el periodista Fernando Solabarrieta al término de la carrera.

Final del Movimiento a la Rienda del 57° Campeonato Nacional de Rodeo 2005: Alfonso Navarro toma la pista sobre Entallado, binomio que ese mediodía escribió una de las páginas más brillantes en la historia de la disciplina.

El popular “Chiqui” rayó la perfección durante la ejecución de todos los ejercicios, sumando 9/10 puntos en andares, 9/10 puntos en la entrada de patas y parar, 9/10 puntos en la troya, 8/10 puntos en el ocho, 10/10 puntos en el volapié, 10/10 puntos en las vueltas sobre parado, 5/5 puntos en desmontar y montar y 5/5 puntos en retroceder, lo que adicionado a los 8 puntos iniciales otorgados por la morfología del Entallado, lo llevó a totalizar 73 unidades, un récord aun imbatible.

La selección hecha por este editor nuevamente recae en Loaiza y Tamayo. Al alcanzar la corona del 59° Campeonato Nacional de Rodeo 2007 sobre Talento y Fiestera, los jinetes del Criadero Santa Isabel más que hacer historia nuevamente, se convirtieron en leyenda: Juan Carlos Loaiza igualó la cantidad máxima de títulos obtenida por un jinete (Siete, de Ramón Cardemil), el potro Talento igualó la cantidad máxima de títulos obtenida por un mismo ejemplar (Tres, de Manicero y Reservado), y Eduardo Tamayo alcanzó su quinta corona, igualando a otra gloria del rodeo (Ruperto Valderrama).

A continuación, una perfecta carrera de 13 puntos buenos durante la Serie Criaderos de esa edición del Champion de Rancagua, donde además acumularon el pergamino de haber sido los primeros campeones en la era de las banderillas de demarcación de la zona de carrera.

Durante la transmisión televisiva del Rodeo Clasificatorio de Curicó 2008, Chilevisión mostró una excelente nota acerca de la labor que desempeñan los petiseros, pilar fundamental del éxito corralero.

Manuel Recart Matus no tuvo hijos hombres, pero como todo huaso corralero, quiso practicar la pasión de su vida con su hija Michelle Recart Dames. De acuerdo con el sistema de clasificación de esos años, reunieron los requisitos para participar en el 46° Campeonato Nacional de Rodeo 1984, sin embargo, a semanas de su realización, el imperante machismo de la época primó y el Reglamento fue cambiado, estableciéndose expresamente que el rodeo era un deporte que debía ser practicado exclusivamente por hombres.

Tuvieron que pasar veintiséis años para que ese mismo Reglamento fuera modificado por el Consejo Directivo Nacional 2010 de la Federación del Rodeo Chileno, permitiéndose la participación de la mujer en igualdad de condiciones que la de los hombres. Michelle Recart no dudó en salir a las medialunas, completando para los Rodeos Clasificatorios esa misma Temporada sin lograr un cupo a Rancagua, el que alcanzaría al año siguiente en Osorno haciendo collera con Alfonso Ávila sobre Estelita y Recluta.

En la medialuna techada de la SAGO todo fue emoción, homenajes y reconocimientos. Pero la página de la historia del rodeo que le correspondía escribir a Michelle Recart aún no terminaba: en el 64° Campeonato Nacional de Rodeo 2012 premió en el segundo lugar de la Serie Mixta, inscribiéndose como la primera mujer en la historia huasa en correr una final del Champion de Chile.